PEPITAS

Esta sí que no es prácticamente una receta, sino una forma de aprovechar las semillas de la calabaza.
Se le quitan a la calabaza las semillas y las hebras y se separan las semillas, se ponen en una coladera y se lavan muy bien. Enseguida las ponemos a remojar un buen rato en agua con bastante sal. Ponemos un sartén o un cómal a fuego suave y ponemos nuestras pepitas escurridas a que se doren, no se les pone aceite, así que hay que estarlas moviendo y cuidando porque se queman enseguida. Una vez doraditas las ponemos en un traste. Desde luego sólo se come la semillita de adentro que es la pepita y no las cáscaras. En México si va uno a los pueblos invariablemente hay vendedores de pepitas. Además contienen toda una serie de minerales como magnesio, manganeso, zinc, antioxidantes y radicales libres, así que la próxima vez que vayan a decorar con una calabaza guarden las semillitas de adentro, un snack lleno de vitaminas.

Publicado por MercedesCossío

Food Blogger. Diplomática de profesión, cocinera por afición, mamá de corazón y esposa por elección. Maestría en Cocina Profesional. Especialidad: The Science of Gastronomy -The Hong Kong University of Science and Technology.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: